Consejos de Seguridad de Kevin Mitnick

June 30, 2006

El hacker norteamericano Kevin Mitnick, fue un joven que aprendió por si solo y ataco a varias empresas para conseguir programas que el deseaba, aun que hoy en día los hackers tengan otro tipo de preferencias como robar cuentas bancarias para quitarles el dinero. El medio principal de Mitnick no era el de buscar fallos –bugs- sino la “ingeniería social”. Kevin después de pagar su deuda con la justicia, decide dedicarse a ayudar a los internautas y empresas en general a evitar estos peligros que el mejor que ninguno conoce.

Continua leyendo para ver los consejos de Kevin Mitnick

Articulo completo extraido de VS ANTIVIRUS

Todo es fácilmente asaltable para el llamado “hacker más famoso del mundo”. Nadie está a salvo. Conoce el poder de la informática y las telecomunicaciones y sabe que con ellos se puede conseguir casi todo, si se tienen los conocimientos. Así lo enseña en las demostraciones prácticas que cuajan sus cursos y conferencias, los dedos volando sobre el teclado del ordenador o el teléfono, mostrando lo fácil que es engañar a la gente, entrar en sus sistemas, robarles lo que sea.

El mundo ha cambiado desde que Kevin Mitnick, un joven autodidacta, fue el azote de grandes empresas que tenían cosas, normalmente programas propietarios, que él anhelaba. Hoy, el objeto de deseo de los cibercriminales es más materialista: contraseñas y números de cuentas que llevan al preciado dinero ajeno. Desde su nueva vida, pagadas ya las deudas con la justicia, Mitnick se encarga de avisar a la gente, usuarios y empresas, sobre los peligros que tan bien conoce y cómo evitarlos.

En sus tiempos, el arma más temible de Mitnick contra las empresas fue la llamada “ingeniería social”, el arte de persuadir con engaño a los empleados para que, casi sin darse cuenta, den informaciones vitales a un desconocido. Informaciones que, hilvanándose la una con la otra, permiten llegar al objetivo: “Con sólo diez llamadas puedes asaltar una empresa. La ingeniería social funciona mejor con las grandes compañías, porque los empleados no se conocen entre sí y puedes hacerte pasar por ellos. En general, la “ingeniería social” es una técnica más rápida que ponerte a buscar vulnerabilidades en sus ordenadores”, explica.

Hoy, esta técnica sigue siendo el principal talón de Aquiles de la seguridad empresarial. La razón es, asegura, “la estupidez de la gente. Se hizo una prueba en una estación de metro de Londres, donde se regalaba un bolígrafo a quien revelase la contraseña de su ordenador del trabajo. El 70% de personas aceptaron el cambio”. Otras razones que enumera son: “La gente se cree invulnerable, que a ella no la van a engañar. También tiene tendencia a confiar en los otros, querer ayudarles y evita tanto como puede quedar mal. Además, no suelen entender el valor de la información que manejan ni las consecuencias de sus acciones”.

Para evitar este serio peligro, Mitnick recomienda a las empresas: “Tomarse en serio a sus empleados, implicando también a los directivos, crear protocolos de actuación con normas sencillas, fáciles de recordar y cumplir, implicar a la gente, mostrándoles qué puede pasar si se dejan engañar y, sobre todo, enseñarles que está bien negarse a hacer o decir algo si no lo ven claro”. Además, el experto aconseja no tirar a la basura información importante, que alguien pueda encontrar rebuscando en los contenedores; ni publicar datos en Internet, como directorios de teléfonos internos, muy valiosos para un atacante.

La “ingeniería social” es también una de las principales amenazas con que se enfrentan los usuarios de a pie, que cada vez más frecuentemente reciben mensajes de correo donde se les quiere persuadir para que visiten una web fraudulenta e introduzcan sus datos bancarios, llamen a un teléfono que simula ser el de su banco y tecleen su contraseña, o pinchen en un archivo adjunto que en realidad instala un virus en el ordenador.

Además de estar atentos a los intentos de engañarles, Mitnick tiene otros consejos para los usuarios: “Hacer copias de seguridad, que son muy útiles en caso de desastre como cuando se borra algún programa, se estropea el sistema operativo, ataques de virus, etc.”. Además, recomienda: “Usar siempre un programa antivirus, otro que detecte los programas espía y un cortafuegos que controle tanto el tráfico que sale como el que entra en el ordenador”. También es de vital importancia tener siempre los programas actualizados y aplicar con celeridad los parches de seguridad que vayan apareciendo: “No dejarlo para dentro de tres meses”, avisa.

Mitnick recomienda también: “Minimizar el número de servicios abiertos en el ordenador, tener sólo los programas necesarios”. Y añade importantes recomendaciones para las personas que utilizan el sistema operativo Windows: “No usen el navegador Internet Explorer, es mejor y más seguro el navegador libre Firefox. Y, en caso de usar Internet Explorer, desactiven los controles ActiveX, excepto cuando visiten sitios confiables. Además, habiliten el servicio DEP (Data Execution Prevention), una prevención que Windows lleva de fábrica para evitar la ejecución de datos en su ordenador”.

El experto tiene también un buen consejo para las personas que usan conexiones inalámbricas, por ejemplo para comunicar un portátil con su enrutador casero: “No utilicen el sistema de cifrado WEP (Wireless Encryption Protocol), pensando que así están protegidos. WEP es fácilmente atacable, puede romperse en diez minutos, no vale la pena ni activarlo. Es mejor usar otro sistema de protección: WPA (Wireless Protected Access)”. En cuanto a los ordenadores portátiles, recomienda encarecidamente no dejarlos en el coche, pues son objetos altamente codiciables.

Kevin Mitnick o cómo la curiosidad casi mató al gato

Aunque se han escrito múltiples libros, artículos e incluso una película sobre la vida de Kevin Mitnick, su biografía está llena de medias verdades y mentiras. A ello han contribuido dos libros: “Takedown”, de John Markoff y Tsunomu Shimomura, y “The Fugitive Game”, de Jonathan Littman. Escritos ambos a principios de la década de los 90, “Takedown” narra los esfuerzos del FBI por cazar a Mitnick, pintándolo como un criminal sin escrúpulos. Por contra, “The Fugitive Game”, una recopilación de conversaciones con el hacker mientras escapaba de la justicia, muestra su lado más humano, el joven tímido y solitario.

Kevin Mitnick nació en un pueblo del sur de California en 1963. Hijo de padres divorciados, creció como un chico retraído y curioso. Su primer “hack” no tuvo nada que ver con la informática sino con el sistema de transportes de Los Ángeles: descubrió un fallo en la validación de los billetes de autobús y se dedicaba a viajar gratuitamente por la ciudad.

En el instituto conoció a un chico experto en telefonía, que jugaba a hacer llamadas gratuitas y a saltar de centralita en centralita. Mitnick destacó pronto en este campo. El siguiente paso natural fue hacer lo mismo con ordenadores. Son incontables los sistemas informáticos que ha asaltado Kevin Mitnick, gracias especialmente a su mejor arma: la “ingeniería social”, el arte de manipular a las personas para que den información sensible a un desconocido.

La habilidad de Mitnick, apodado “El Cóndor” y también “El Chacal de la Red”, creció al mismo tiempo que sus frecuentes estancias en correccionales, a veces producto de delaciones de sus propios compinches. A los 25 años, era procesado por intentar robar el código fuente de un sistema operativo de la Digital Equipment Corporation. Este arresto le encumbró como hacker de leyenda, los periódicos le llamaban terrorista electrónico y aseguraban que era capaz de provocar un holocausto nuclear sólo con un teléfono.

Estuvo en prisión ocho meses, aislado en una celda de máxima seguridad. Su abogado consiguió reducir la pena, aduciendo que no era un criminal sino un adicto a los ordenadores, y Mitnick pasó un año en un centro de rehabilitación de drogadictos. Al salir, volvió a frecuentar las viejas amistades, que le llevaron otra vez a las andadas: Motorola, Nokia, Sun, Fujitsu, ninguna empresa digital estaba a salvo de la curiosidad de Mitnick.

En 1992, se emitía una orden de búsqueda contra el joven, por romper la libertad condicional, al haber accedido supuestamente a un ordenador de la Pacific Bell. Empezó entonces un juego del ratón y el gato, con Mitnick viajando de una ciudad a otra, cambiando de empleo y de identidad. Finalmente, el FBI le detenía en febrero de 1995. Pasaría más de cuatro años en prisión, sin juicio ni fianza, lo que provocó una amplia campaña en Internet a favor de su liberación. Salió en el año 2000, con la condición de no tocar ningún equipo informático ni teléfonos móviles, hasta 2003.

Actualmente, Kevin David Mitnick tiene su propia empresa de seguridad informática, da cursos y conferencias por todo el mundo, participa regularmente en programas de radio y televisión en Estados Unidos, escribe artículos y libros e incluso aparece como personaje en los videojuegos “Grand Theft Auto” y “Vampire”.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: